Entradas

¡Los mejores zapatos para el gym!

Se ha puesto muy de moda utilizar tenis para entrenar que definitivamente son CERO FUNCIONALES, pero todo el mundo quiere cerse “chick” entrenando. Pero por eso decidí hacer este artículo, para expicarle el cómo afecta el tipo de calzado a la hora de entrenar.

Primero hablemos de la importancia de estar cerca de la superficie a la hora de hacer un ejercicio, es decir, le mejor opción siempre será en medias o descalzo. Pero como en los centros de entrenamiento es peligroso que le caiga el peso en los dedos y se fracture, la opción más certera será usar zapatillas de dedos. Que de hecho yo al inicio creí que me iban a incomodar y para nada, ¡son un completo éxito!

¡¡Acá muestro cómo se me ajustan a mi a los pies!!

¿Por qué usar zapatillas de dedos y no tenis?

En realidad no tengo nada en contra de las tenis, pero efectivamente cada una tiene su función. Ya que las Oasics, Nike, Puma o Reebok de suela gruesa o esponjosa suelen estar diseñadas para correr y no para hacer sentadillas o pesos muertos. Además hay tenis que son para Crossfit especialmente o para ejercicios de alto impacto, donde el diseño de la suela busca reducir el impacto. A esto también se le añaden las tenis que son de montaña o de correr en pista, las cuales tienen suelas gruesas y como con orificios para que se ajuste el pie en la tierra.

Pero a la hora de entrenar en el gimnasio, siempre la conexión pies y superficie es clave, además de que se evitan o corrijen muchas posturas incorrectas. Pogamos un ejemplo, si “fulanita” va al gimnasio a hacer su rutina con las típicas Nike de suela gruesa, y a la hora de hacer un desplante o push press se balancea o se van sus rodillas en valgo (para adentro), es por varias razones; pero si se quita esas tenis y entrena descalza o lo más cerca del suelo, su sistema nervioso u neuromuscular se va a adaptar mejor al movimiento y estoy segura de que el balanceo y el valgo se reducen en gran manera (además de ejercicios correctivos efectivamente).

Aunado a esto, es importante recalcar que nuestros pies se van deformando con el uso de calzado. Ya que si uno ve el pie de un bebé es super diferente al de un adulto, veamos en la siguiente imagen:

Este es el pie de un niño, y como podemos ver la linea de los dedos se asemeja a una línea levemente diagonal. Lo cual da bastante estabilidad y movilidad, de hecho ellos tienen los dedos con muy buena flexibilidad.

Pero si más bien revisamos nuestros pies de adultos, a raíz del calzado de punta, los tacones, los zapatos muy ajustados, etc… estos se van deformando y tendiendo a desarrollar los famosos “callos” o uñas encarnadas.

De hecho como se ve en la imagen de abajo, tienden a tomar la forma de los zapatos y por ello la pisada se modifica. Siendo la forma más funcional la cuadrada y no las demás.

Acá también se debe tomar en cuenta el arco del pie, pero eso lo podemos hablar en otro artículo.

Entonces, con el pie anatómicamente deformado y con zapatos no funcionales, estamos más expuestos a lesiones y mala ejecución de ejercicios. Pero al estar cerca del suelo es más sencillo poder corregirlo, por lo que cuando yo empecé a usarlos noté una grandísima diferencia.

Claramente llevé un proceso de transición, ya que mi pie estaba muy “apretado” como el egipcio, por lo que primero empecé a entrenar en medias, estirarme los dedos antes de dormir todas las noches metiendo mis dedos de las manos dentro de los espacios de los dedos de los pies, estirando las plantas del pie y usando los Five Fingers en la casa o saliendo a caminar un poco a la calle.

Cabe destacar que existen muchos diseños de estas zapatillas:

– Para correr en montaña

– Para nadar

– Para pilates o yoga

– Las casuales

Y las que se adaptan a todo lo que tenga que ver con ejercicio.

Aclaraciones importantes: Para cada deporte hay un tipo de calzado, pero yo puedo afirmar que se puede correr con estas zapatillas. No obstante, si hablamos de levantamientos olímpicos, spinning u otros deporte más específicos, se deben usar tenis para cada objetivo. Pero si buscamos la ergonomía y funcionalidad para nuestros pies esta es una opción excelente.

De hecho hasta se pueden usar más a diario lo que son más casuales, ya que de nada sirve entrenar con buenas zapatillas y usar diariamente los tacones de punta o botas que nos ajustan en extremo el empeine. Como consejo le diría que revise ls forma de todos sus zapatos y empiece a elegir lo que le favorezca a su pie, su movilidad y evitar callos. Ya que entre más espacio tengan los dedos, mejor se moverán y más estable será cada paso.

¡Adiós al freno de mano mental!

Muchas veces nos frenamos sin darnos cuenta y por eso no alcanzamos nuestras metas. Hoy justo hablaba con una participante de mis programas de entrenamiento y ella me contaba de cómo descubrió su “freno de mano mental”. Que si vos que me estás leyendo has manejado un auto en algún momento sabés que lo primero que uno “jala” en una emergencia es el freno de mano, ya que es lo primero que detiene el auto antes de tener un accidente.

Pues algo así es lo que nos sucede en la mente, cuando le tenemos temor a algunas situaciones. De hecho a veces no mejoramos en lo que hacemos porque nuestra mente ya está programada para “jalar el freno de mano” cuando ve una situación como algo de emergencia o fuera de lo común. En un caso físico pues el freno nos salva del accidente (quizá); pero en un caso de actuar para mejorar algo en nuestra vida, más bien nos limita en nuestro actuar.

¿Cómo dejo de recurrir a mi freno de mano mental para poder romper esas barreras que yo misma/o me creo y no me dejan progresar? Yo he logrado identificar mis frenos de manos mentales cuando soy consciente de que yo misma soy quien me limito a poder avanzar. Cuando me doy cuenta que la causa de mi pausa soy yo, tomo el papel activo en el asunto y cada vez que me detengo mentalmente, yo misma me empujo a hacer las cosas. A no pensarlo tanto, mmm ¿suena complejo verdad?
Veamos con un ejemplo:

Una poderosa “Fit Human” (participante de mis programas) me cuenta hoy que va a correr con una amiga. De hecho a ella correr no le da mucha gracia, por lo que en su programa no se lo he incluido aún.

Pues me tomo con la grata sorpresa que ella misma decide no hacer caso a su freno de mano mental y sale a correr con su amiga. Y lo más valioso acá es que ella misma sabe que eso fue un acto de rebeldía positiva mental y de salir de esa zona de comodidad.

Ojo que para quitarse ese freno de mano tuvo que llegar al extremo de irse a hacer algo diferente jaja de hecho, o llegaba al carro gateando o daba una milla extra mentalmente y terminada el circuito con la amiga.
¡Y efectivamente dio esa milla extra!

Si ella pudo, vos y yo también podemos. De hecho, debemos de controlar esos frenos mentales que mil veces nos limitan mentalmente. Ajá 🤔 somos nosotros muchas veces la raíz misma de nuestro tope.

¿Cuál es ese freno de mano mental que vos tenés? 😲
Ya cuando lo identifiqués será más fácil dejar de usarlo en todo momento, y empezar a “mandarse al agua” 😎

Se despide María José, Mari LaCoach, Mari, Marijo, o como me quieras llamar! #abrazogrande #marilacoach #compartelobueno