Entradas

¿Has comido por ansiedad?

¿Alguna vez has comido por ansiedad?

Pues justo en este momento que te estoy escribiendo me acaba de comer media tabla de chocolate, 3 galletas de naranjas, media taza de yogurt con coco y gelatina y 1 galleta de chips de chocolate. Simplemente mi mente se desconectó por un momento y decidí comer porque “estaba demasiado rico y necesitaba dulce”.

En realidad es pura ansiedad y falta de dominio propio. Y está bien, lo importante es que ya reconocí que hoy definitivamente me dejé llevar por las emociones y la gula, y efectivamente eso no es sano.

Fijo eso te ha pasado cuando nadie te ve y agarras las galletas de chocolate, ese helado de tentación, el chocolate de la refrigeradora o ponle el nombre que quieras a esa comida glotona que terminas demasiado llena/o y luego te das cuenta que no era hambre, era necedad.
Aprender a dominar esos impulsos es algo sumamente difícil, de hecho yo luché contra eso durante mi adolescencia ( fui bulímica) y aquí sigo viva y coleando.

¿Y cómo hago o qué hago o cómo me siento cuando esto me sucede?

Pues al día siguiente mi vida sigue normal, no me pongo a comer pura lechuga y agua para “compensar la cerdada” del día anterior, tampoco me siento culpable (no es algo que me suceda muy seguido). Solo reconozco que no estuvo bien, además de que evito comprar ese tipo de alimentos que son calorías vacías y solo generan placer momentáneo.

Creo que esto me está pasando por temas de estrés por universidad y vivir en un continente sumamente diferente al mío. Han habido ciertos cambios físicos y emocionales y pues llego a comer cosillas dulces por pura necedad. La diferencia es que yo sé que estoy haciendo mal y lo reconozco y después de ello, es cuando empiezo a buscar formas de mejorarlo.

No estoy diciendo que nos atraquemos de comida cada vez que estemos con estrés, pero tampoco digo que es bueno ver la comida X como comida pecado, porque al final es un balance.

Muchas veces hacemos estas cosas a escondidas y luego nos quejamos de no ver resultados…. ¿Es en serio? Nos estamos engañando vilmente 😂
Ya sabemos que la cagamos y pues limpiemos la cagada, reflexionemos, tomemos acciones y busquemos formas de liberar esa ansiedad.
Ni comer así por un día te va a engordar, ni hacer déficit calórico una vez a la semana te hará reducir tu % graso.

Es la suma de muchas acciones, y entre ellas está el amor propio, la creación de un proceso real y el balance entre las reglas del juego y la metidilla de pata de vez en cuando.
Pero sí…. Yo también a veces me atraco de monchis🙄🐖

Pero mañana será un nuevo día y voy a vivir en paz.

Vive también en paz, y recuerda reconocerte como un ser, más que un físico. Eres un alma que busca la plenitud y no solo verse de X forma.

Se despide María José, Mari LaCoach, Mari, Marijo, o como me quieras llamar! #abrazogrande #marilacoach #compartelobueno

¡La felicidad no existe!

Si todo fuera siempre perfecto, sin dolor ni lagrimas entonces no habría ningún tipo de crecimiento personal.

En un mundo donde buscamos siempre estar bien, tener la vida perfecta, problemas resueltos, el bolsillo lleno, la alacena con comida, la mochila con la portátil y el automóvil en perfecto estado… Ahh además de siempre vernos super guapos/guapas, tener la mejor pareja, familia, perros, vestimenta y el trabajo perfecto donde trabajo poco y gano más.. Donde no quisiera tener que esforzarme “demasiado”.

Hagamos un ejercicio, piensa en alguno de los momentos más difíciles de tu vida, ahora responde en tu cabeza las enseñanzas que ese momento X te dio y en quién te convertiste o qué cambió en tu vida posterior a ese momento. Ahora, piensa en los momentos más felices, esos que has se pone la piel de gallina y los ojillos medios llorosos, ¿cuáles aprendizajes tuviste en ese tipo de momentos?…

Ok, ahora sí. Efectivamente en los momentos donde estamos contentos la emoción es tanta que queremos casi que volar. Pero por lo general esos momentos no nos enseñan tanto, en comparación con los momentos que nos sacan las canas, que nos hacen reflexionar y aprender a tomar mejores decisiones.
Ojo que no me refiero a ser de las personas que solo buscan meter la pata y andar sufriendo toda la vida jaja 😒 , pero eso que vemos en redes sociales, todas esas sonrisas, viajes, parejas divinas, cuerpos de otras galaxias, familias más perfectas que un café recién hecho en la mañana 🤭 y seguimos aumentando la lista… Eso no es la felicidad..Eso no existe… Lo creamos para tener cierta aceptación social, para que los demás nos admiren y digan “waooo esta persona siempre está feliz”. Pero sí, la felicidad es algo sumamente abstracto, y no existiría sin el dolor y los malos momentos.

Ajaaaaaa, aquí está el toque de la vida, aprender a convivir con las buenas y las malas.
Hoy quiero que empecemos la semana abrazando los malos momentos y disfrutando esas “cositas pequeñas” de la vida que nos dan plenitud, un abrazo, un buen café. una sonrisa. Así como saborear esos momentos no tan bonitos, que siempre tendrán algo para enseñarnos.

¡NO BUSQUES LA FELICIDAD, VIVE CON PLENITUD CADA MOMENTO DE TU VIDA!

Se despide María José, Mari LaCoach, Mari, Marijo, o como me quieras llamar! #abrazogrande #marilacoach #compartelobueno

¡Adiós al freno de mano mental!

Muchas veces nos frenamos sin darnos cuenta y por eso no alcanzamos nuestras metas. Hoy justo hablaba con una participante de mis programas de entrenamiento y ella me contaba de cómo descubrió su “freno de mano mental”. Que si vos que me estás leyendo has manejado un auto en algún momento sabés que lo primero que uno “jala” en una emergencia es el freno de mano, ya que es lo primero que detiene el auto antes de tener un accidente.

Pues algo así es lo que nos sucede en la mente, cuando le tenemos temor a algunas situaciones. De hecho a veces no mejoramos en lo que hacemos porque nuestra mente ya está programada para “jalar el freno de mano” cuando ve una situación como algo de emergencia o fuera de lo común. En un caso físico pues el freno nos salva del accidente (quizá); pero en un caso de actuar para mejorar algo en nuestra vida, más bien nos limita en nuestro actuar.

¿Cómo dejo de recurrir a mi freno de mano mental para poder romper esas barreras que yo misma/o me creo y no me dejan progresar? Yo he logrado identificar mis frenos de manos mentales cuando soy consciente de que yo misma soy quien me limito a poder avanzar. Cuando me doy cuenta que la causa de mi pausa soy yo, tomo el papel activo en el asunto y cada vez que me detengo mentalmente, yo misma me empujo a hacer las cosas. A no pensarlo tanto, mmm ¿suena complejo verdad?
Veamos con un ejemplo:

Una poderosa “Fit Human” (participante de mis programas) me cuenta hoy que va a correr con una amiga. De hecho a ella correr no le da mucha gracia, por lo que en su programa no se lo he incluido aún.

Pues me tomo con la grata sorpresa que ella misma decide no hacer caso a su freno de mano mental y sale a correr con su amiga. Y lo más valioso acá es que ella misma sabe que eso fue un acto de rebeldía positiva mental y de salir de esa zona de comodidad.

Ojo que para quitarse ese freno de mano tuvo que llegar al extremo de irse a hacer algo diferente jaja de hecho, o llegaba al carro gateando o daba una milla extra mentalmente y terminada el circuito con la amiga.
¡Y efectivamente dio esa milla extra!

Si ella pudo, vos y yo también podemos. De hecho, debemos de controlar esos frenos mentales que mil veces nos limitan mentalmente. Ajá 🤔 somos nosotros muchas veces la raíz misma de nuestro tope.

¿Cuál es ese freno de mano mental que vos tenés? 😲
Ya cuando lo identifiqués será más fácil dejar de usarlo en todo momento, y empezar a “mandarse al agua” 😎

Se despide María José, Mari LaCoach, Mari, Marijo, o como me quieras llamar! #abrazogrande #marilacoach #compartelobueno